• Stereo Inagotable

Dondequiera que trabajemos, a veces surgirán situaciones difíciles que no tienen respuestas simples.

Actualizado: 5 de nov de 2018




¿Qué haces cuando algo o alguien en tu lugar de trabajo te molesta? ¿Qué hace cuando se encuentra trabajando con personas perezosas, corruptas o deshonestas, que no siguen la política, son chismes, tergiversan la verdad, son ineptosables, gobiernan con miedo, hacen falsas acusaciones, manipulan o son los matones?

Pero primero, ¿y tú? Ninguno de nosotros vive una vida perfectamente virtuosa. ¿Están limpias tus manos, tu corazón no está contaminado por el pecado, tus labios son puros ante Dios? ¿Se ha encontrado quejándose, encontrando fallas, participando en conversaciones vacías, haciendo trampa, exagerando la verdad o abatiendo a otros? Ven a Jesús y él te perdonará.

Él derramará libremente la gracia de la sanidad sobre la gracia sobre tus manos, corazón y labios para limpiarte de toda maldad, de modo que puedas estar de pie con gracia en la justicia ante el trono de Dios.

Permaneciendo en silencio ante el trono de Dios, descansa en su presencia, reflexionando sobre la paz, la alegría y la santidad que te rodean. Luego, en humilde oración, pídale a Dios que busque en su corazón y vea si hay alguna manera perversa en usted.

Dios se inclina para escuchar sus oraciones cuando clama desde labios honestos y un corazón puro.

Pídale a Dios que proteja su mente y su alma y que las mantenga puras ante él. Pídale a Dios que mantenga su corazón totalmente dedicado a él. Pídele a Dios que te ayude a sostener el escudo de la fe que extingue todas las flechas de fuego que Satanás te arroja.

¡Pídale a Dios que revele de nuevo las maravillas de su grandeza infalible y maravillosa! Pídale a Dios que cumpla sus propósitos justos en su lugar de trabajo. Pídele a Dios que se levante, y que te rescate de las garras de los impíos, y que te libere con su mano poderosa.

Dios es lo suficientemente sabio como para discernir la culpa y la inocencia. Solo Dios tiene el poder activo de arreglar las cosas. El Señor es tu herencia. El Señor es tu salvador y redentor. Esto es lo que su gentil Padre Celestial hace libremente por sus hijos.

Tú eres el hijo de Dios, y la posesión atesorada de Dios. Es el deseo de Dios mantenerte como la niña de sus ojos y esconderte bajo la sombra de sus alas en medio de cada situación. Bajo la sombra de las alas de Dios, te unes a todos los creyentes a quienes Dios protege de la maldad de las personas y al mal en este mundo.

La presencia de Dios no es un fantasma esquivo de sueños turbulentos en la noche.

¡La presencia de Dios es una realidad presente en tu lugar de trabajo!

Cuando deba hablar, pídale a Dios que guarde su lengua para que solo hable palabras de fe, esperanza y amor. Elige usar palabras de las Escrituras para que tu vida en oración sea consistente con tu discurso a los demás. Pídale a Dios que cuide su corazón y su mente para que no responda de manera pecaminosa.

Cuando deba actuar, pídale a Dios que dirija sus pasos para que no se desvíe de su camino.

Fielmente, pacientemente, en el poder del Espíritu Santo, continúe poniendo un pie delante del siguiente, poniendo su confianza solo en Dios y no en sus propias capacidades.


Puedes tener confianza en Dios para mañana cuando vivas el camino de Dios hoy. ¡Sepa con certeza que un día verá el rostro de Dios!

¡Que Jesucristo sea alabado, y que Dios reciba toda la gloria, el poder y el honor por la forma en que vive su vida hoy!


Autor: James Bruyn

12 vistas